Rituales para cerrar el año e iniciar con el pie derecho

Mónica Koppel

Un ritual tiene como objetivo el sintonizarse con una energía determinada o un enfoque definido para lograr un objetivo o meta específica.  Un ritual puede ser una actividad que nos conduce a un encuentro con nosotros mismos, nuestros sueños, nuestros planes y nuestros anhelos.  Un ritual se convierte en un conducto a través del cuál nos conectamos con nuestro inconsciente y despertamos nuestro potencial personal.  Debido a ello es que resulta importante la actitud con la que se realiza algún ritual.  La actitud de una persona ante las diversas circunstancias o ante la vida tiene una fuerte influencia en sus resultados.   Una actitud alegre, positiva, sintonizada al logro de un objetivo se traduce en resultados con mucha mayor confianza y seguridad.  La frase de tú eres lo que piensas es totalmente cierta, al igual que si no te valoras tú nadie lo va a hacer, si tú te expresas y piensas mal de ti mismo no esperes que los demás te vean o perciban de manera diferente.  Un ritual es un medio a través del cuál podemos modificar o impulsar nuestros pensamientos hacia el obtener nuestros logros.  A través de un ritual conectamos con nuestra esencia, nuestras creencias y nuestra fé y eso es lo que le otorga poder al ritual y por ende a nuestro pensamiento y deseo.

Los signos zodiacales establecen características de comportamiento y conexión con la naturaleza y su fluir constante acorde al momento en que nacemos.  Eso permite establecer parámetros y tendencias para cada signo en base a su interacción e interconexión con el entorno, el planeta, lo que lo rodea y la energía.  La actitud de las personas es lo que balancea, modifica o saca el mejor provecho de una tendencia o pronóstico para cada signo zodiacal.

 

Nuestro paso cotidiano por la vida está lleno de rituales, el simple hecho de levantarnos todos los días y realizar actividades diarias es un ritual.  El despertar con la intención de que sea un día maravilloso ya es un ritual.  Por lo tanto un ritual no sólo se realiza para recibir un año nuevo, un ritual se puede realizar de manera cotidiana para reafirmar un propósito o intención diaria.

 

Un aspecto muy importante para estar en disposición de recibir el amor, el éxito, la salud y la abundancia es la propia actitud e imagen de uno mismo ante uno mismo.  El mejor ritual para despertar una buena disposición y una generación real de lo que deseamos es establecer quién soy, qué quiero y qué no quiero para mí.  Me conozco, me acepto, me quiero y me respeto como soy.  Me enfoco en sentir que soy merecedor de lo que deseo y tengo toda la capacidad de obtenerlo.  Nadie me va a proveer de lo que yo mismo no me proveo a mí y a los que me rodean.  Esa convicción y actitud es esencial para atraer y obtener lo que se desea, es por sí misma, un ritual.  Deducimos que un ritual, es una actitud y actividad que va a apoyar y a fortalecer la esencia y la energía de una persona hacia un enfoque determinado con el fin de obtener metas, resultados y planes definidos.  Esta actitud y ésta actividad se va a apoyar y conjuntar con una energía en el entorno o con una energía generada en conjunto en base a una actitud y convicción grupal.  Acorde a eso es por lo que al iniciar un año se realizan rituales ya que la energía conjunta de una comunidad o grupo de personas influenciada por festividades, actividades, energía del entorno, de la estación del año y la emotividad comunitaria potencializa nuestros deseos.

 

El primer paso para atraer lo que deseamos es reconocer que somos capaces de darlo, es decir, si quiero atraer amor debemos estar conscientes y convencidos que estamos dispuestos a amar…..si quieres recibir debes estar dispuesto a dar……si quieres abundancia debes estar dispuesto a establecer en que la vas a emplear y a compartir……si quieres salud debes estar dispuesto a cuidar y respetar tu cuerpo- tu mente y tu espíritu……Todo se basa en ciclos,  si tu compartes, recibes……abrir espacios para que éstos se llenen y nuevamente abrirlos para volverlos a llenar…..

 

Desde la perspectiva y la tradición China antigua, todos somos parte de un todo y vibramos acorde a ese todo, desde lo más pequeño hasta lo más grande tiene una resonancia en su entorno, y el ser humano no escapa a esa vibración y resonancia…..si modificas tu entorno, modificas tu actitud, si modificas tu actitud, modificas tus resultados…….

 

Un ritual muy recomendable para aclarar nuestras ideas y pensamientos es limpiar nuestras emociones y vivencias.  Si somos lo que pensamos, también atraemos lo que sentimos así que un buen ritual de apoyo para limpiar esto es, literal, hacer una muy buena limpieza de casa y de closet, deshacernos de objetos innecesarios se va a reflejar en deshacernos de emociones retenidas e innecesarias.  Ya que hicimos una limpieza física de nuestro entorno, podemos hacer una limpieza energética de nuestro espacio encendiendo incienso y sonando campanas en las esquinas de la casa y las habitaciones.  Ahora escribamos en una hoja de papel aquello que nos molesta y no queremos en nuestra vida y quememos ese papel…..

 

Se dice que si quieres dar pasos firmes, se sugiere usar zapatos nuevos y arreglarse los pies y las manos…..

 

Si deseas atraer alegría coloca un tazón con dulces cerca de la entrada de casa…..

 

Si deseas atraer abundancia coloca en la mesa del comedor y e la cocina una charola con frutas cítricas….

 

Si deseas atraer dinero entierra 99 monedas en una maceta con una planta cerca de la puerta de entrada…..

 

Si deseas atraer armonía familiar enciende 4 velas verdes en la sala de tu casa….

 

Si deseas atraer salud coloca un guaje en tu buró y en las ventanas de tu casa…..

 

Si deseas deshacerte de vivencias negativas y problemas corta tu cabello…..

 

Si deseas sanar tus emociones: perdónate a ti mismo y a los demás, consiéntete, apapachate, date un gusto y disfruta cada momento y cada instante de tu vida…..